jueves, agosto 24, 2006

LA ESPADA OTOMANA EN EL MEDITERRANEO: Uluç Ali Reis

Este albanés, nacido en los primeros años del siglo XVI y bautizado como Luka Galani, algun dia de su juventud tomo un barco para llevarlo a Napoles, donde esperaba entrar en un seminario para ser cura. Pero el destino lo llevo a cambiar de rumbo: Fue capturado por corsarios otomanos y se convirtio, primero en musulman, y después, en un gran marinero turco. Recibio uno de los nombres de su captor argelino, Ahmed Ali Reis, y subiendo rapidamente en el escalafon marino empezo a ser llamado Uluç Ali Reis. (Reis significa capitan. Uluç es un nombre comun para los marineros otomanos que no son de origen magrebi.) Se supone que empezo a trabajar bajo ordenes de otro gran almirante turco, Turgut Reis, c. 1648. Bajo su mando participo en las campañas contra Chipre, Creta y otras islas y costas mediterraneas. Llego a obtener el rango de Paşa (un titulo para las altas autoridades civiles y militares del Imperio Otomano como gobernadores, generales y almirantes) de la Sublime Puerta, mientras sus éxitos como marinero-guerrero le consiguieron el sobrenombre de Kılıç (La Espada), esta ultima palabra reemplazando su anterior sobrenombre Uluç. Cuando llego a sustituir, en 1571, tras la derrota de la Guerra Naval de İnebahtı (Lepanto), a otro gran marinero turco, Piyale Paşa -quien ademas era yerno del Sultan Selim II-, como el "Kaptan-ı Derya" (Almirante Mayor) de la Armada otomana, Luka Galani (después Uluç Ali Reis) ya habia llegado a ser llamado Kılıç Ali Paşa. Los cronistas dicen que Selim II felicito al almirante por su éxito en salvar su propia filotilla en Lepanto y le honro, reconociendole formalmente el nombre de Kılıç. Mientras el Sultan continuaba su residencia invernal en el Palacio de Edirne, el flamante Almirante Mayor entraba en el puerto de Estambul con 42 barcos salvados de la destruccion cruzada. Sin perder tiempo, se dedico a la construccion de nuevos barcos de guerra para la Armada.

(Continuara...)

1 comentario:

Peré Juliá dijo...

Gran comienzo para uno de los asuntos históricos que más me atraen, las marinas de guerra, y en especial los embates en la mar (así como las estrategias bélicas de todo tipo, en este caso podría entrar la «patente de corso») entre el Imperio Español y el Estado Otomano por la supremacia en el Mar Mediterráneo, espero impaciente la continuación, un gran saludo y de nuevo mi enhorabuena por el blog, Sr. Enginar