lunes, octubre 02, 2006

TÜRKİYE'YE GÜVENDİLER/THEY HAD FAITH IN TURKEY

Acababa de publicar la entrada siguiente, cuando llego a mis manos el catalago bilingüe de la exhibicion "Türkiye'ye Güvendiler/Thay Had Faith in Turkey", realizada en Ankara entre el 5-30 de septiembre de 2006. La exhibicion, y por tanto el catalogo expone fotos, pinturas, algunos objetos y mucha informacion sobre individuos, grupos de personas y en casos comunidades enteras que han elegido a Turquia como pais de acogida a lo largo de los siglos. Entre los personajes tratados en esta exhibicion destacan héroes de lucha de independencia de sus paises, como Lajos Kossuth, Ferench Rakoczy e Imre Thököly, todos hungaros, o polacos como el Conde Michal Czajkowski, Konstantin Borzecky (abuelo del mas famoso poeta turco, Nazim Hikmet) y el Principe Adam Jerzy Czartorisky. No faltan reyes desterrados como Carlos XII de Suecia o politicos exiliados como Trocky. Entre los literatos refugiados en Turquia se destaca Adam Mickiewicz, poeta nacional polaco, defensor de la soberania de este pueblo muy desafortunado en los ultimos siglos que recientemente dejamos atras. Rusos, ucranios, alemanes, rumanos, afganos, georgianos, kazakhos, griegos (como el parlamentario Hermazi en 1856), kurdos, y muchos otros que escaparon de la persecucion u opresion en sus paises encontraron la paz y seguridad anheladas en Turquia. Sin duda alguna, el mejor y mayor ejemplo de refugio en Turquia es él de la comunidad judia sefaradi desde 1492, escapando la asimilacion forzada y la inquisicion en Iberia.

Para nosotros, los turcos, es una vergüenza hablar de la ayuda prestada al projimo o al ajeno, por lo tanto siempre nos hemos callado sobre nuestros buenos hechos en el pasado. Pero algunas campañas destinadas a mostrarnos totalmente diferente a lo que somos, creo que nos ha obligado, por fin, a cambiar dicha actitud de silencio casi cumplice. Termino esta corta entrada con palabras del Sultan otomano (1823-1861) Abdulmecid, pronunciados en referencia a los hungaros y polacos refugiados en Turquia durante su reino (1839-1861) : "Puedo abdicar a mi trono, puedo devolver mi corona, pero no entregaré jamas a los (humanos) que se refugien en mi pais." Este espiritu humanitario siempre ha guiado a la nacion turca en su curso de accion dentro de la comunidad internacional.